El hipotiroidismo es la enfermedad resultante de una producción deficiente de la hormona tiroidea por parte de la glándula tiroides. Estas hormonas regulan el metabolismo, por lo que una deficiencia afecta significativamente a las funciones corporales.

Puede deberse a una falta de estimulación por parte de la glándula pituitaria (síntesis comprometida de TSH), por una síntesis defectuosa de hormonas en la tiroides, o bien por una alteración en la conversión de T4 a T3 (tiroxina y triyodotironina, respectivamente). Independientemente de la causa, los síntomas más comunes son fatiga, falta de energía, manos y pies fríos, dolor muscular, depresión y déficit cognitivos. Podemos categorizarlos como síntomas inespecíficos, porque son frecuentes y comunes a otras enfermedades, así que resulta imprescindible una analítica para el diagnóstico.

El tratamiento del hipotiroidismo consiste en administrar al organismo la hormona tiroidea (tiroxina) que no está fabricando el tiroides para conseguir unos niveles de T4 y TSH sanguíneos normales y revertir los problemas en el organismo. La medicación (levotiroxina) se toma en ayunas, media hora antes del desayuno (si desayunas).

A qué debemos prestar atención:

  • Nutrientes como el yodo, el selenio
  • Bociógenos en alimentos
  • Suplementos dietéticos

Sobre el yodo

La glándula tiroides precisa de yodo para fabricar las hormonas tiroideas, y éste es aportado al organismo a través de los alimentos para que esta función (aunque esté disminuida en la patología) continúe estable. El hecho de dejar de consumirlo o consumir demasiado, agravará la patología.

¿Recomendación general? Tras conseguir regular los niveles de T4 gracias a la dosis pautada de levotiroxina por nuestro médico, debemos alejarnos del consumo frecuente de algas (en población general también) ya que está desaconsejado por las altas cantidades de yodo que contienen, incluir la sal yodada (si no lo hacíamos) dentro de nuestra alimentación y nunca tomar por nuestra cuenta suplementos de yodo, ya que esto debe valorarse con un profesional.

Sobre el selenio

Es otro componente necesario para el normal funcionamiento de la glándula y existen varios mitos en relación al mismo. Los suplementos de selenio no se recomiendan ni para prevenir ni para tratar el hipotiroidismo, un exceso de selenio es tóxico para el organismo.

¿Qué debo hacer? Mantener una ingesta basal, ya que la mayor concentración de selenio está precisamente en la glándula. Incluiremos alimentos como las nueces de Brasil, legumbres, etc.

Bociógenos en alimentos

Suele alertarse sobre el consumo de crucíferas en pacientes con hipotiroidismo. Alimentos como la col, el repollo, la coliflor, las coles de bruselas, el brócoli, los rábanos o la mostaza tienen en común ese ligero sabor picante y un olor fuerte que se asocia a la presencia de bociógenos. Por degradación enzimática, quedan libres sustancias como la goitrina que interfieren en la incorporación del yodo a la tiroides, impiden la unión.

¿Dejo de consumir estos alimentos? No es necesario, esta acción bociógena se inactiva a través de la cocción de los alimentos. Prestaremos atención a la cocción de estos alimentos y si puntualmente queremos, podemos consumirlos crudos.

Esto también sucede con la yuca cruda, por lo que si la consumimos, que esté cocinada. Aunque esto si vives en España pues no te hace falta, porque no deberías consumirla habitualmente, por su procedencia.

Evitaremos el consumo de fórmulas infantiles a base de soja y derivados en niños con hipotiroidismo congénito, ya que las isoflavonas de soja pueden disminuir la síntesis de hormona tiroidea, lo que puede tener efectos negativos en el desarrollo cognitivo/ evolutivo de estos niños. En caso de consumirla, hay que realizar un estrecho seguimiento de la función tiroidea y de la dosis necesaria para mantener valores de T4 y TSH (si se deja de consumir, también).

En pacientes adultos con hipotiroidismo, no está clara la recomendación de evitar consumir soja, aún menos cuando los niveles de yodo están bien. Pero es preciso hacer hincapié en separar el consumo de este alimento y sus derivados del medicamento. A efectos prácticos, teniendo en cuenta que la levotiroxina se ingiere en ayunas, aproximadamente una hora antes del desayuno, no incluiremos soja en el desayuno ni en las 3-4 horas posteriores.

Suplementos dietéticos

Suplementos de calcio, hierro, antiácidos que contienen calcio, complejos multivitamínicos, pueden interferir en la absorción del medicamento. Esto se da, principalmente si se toman en las mismas horas del día. Debemos espaciar al menos cuatro horas su toma e informar a los profesionales a los que acudas sobre los suplementos y medicamentos que tomes de manera regular.

Sobre el peso:

En general, el hipotiroidismo disminuye nuestro metabolismo basal, aumenta la retención de líquidos, el porcentaje de grasa, suele producir estreñimiento y al aparecer el cansancio que disminuye la actividad física de los pacientes.

Hay que tener en cuenta que el sobrepeso y la obesidad no son consecuencia única de la patología. En general, esta puede hacernos subir entre 4 y 5 kg de peso, aunque lo previsible es que si está controlada y prestamos atención a nuestra alimentación y al ejercicio físico, no debería haber mayor problema.

Cabe preguntarnos cómo nos alimentamos y priorizar grupos de alimentos como las verduras, frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos, semillas y cereales integrales. Una correcta hidratación y un alto consumo de fibra hará sentirnos menos pesadas, regulando nuestro tránsito intestinal. Evitaremos la ingesta de todo tipo de alimentos ultraprocesados, ricos en azúcares, grasas malsanas y abundante sal.

Categorías: Alimentos

6 comentarios

Rocío Bueno · septiembre 7, 2018 a las 11:31 am

¿Es posible que mientras se consigue controlar la tiroides se siga incrementando de peso? He leido que se aumenta entre 4 y 5 kg pero a día de hoy y tomando 125 mg de eutirox peso 108 kilos y no hay manera de bajar.

    arantzamunoz · septiembre 14, 2018 a las 2:10 pm

    ¡Hola Rocío!

    Es probable, porque la subida de peso es MULTI factorial. Hay muchas otras cosas que pueden estar afectando a la subida de peso. Malos hábitos, sedentarismo, cansancio, estrés, malas elecciones con la comida, y por supuesto, la funcionalidad de la glándula tirodes y del tratamiento farmacológico 🙂

    Lo mejor es consultar con un profesional para evaluar tu caso y tu contexto 🙂

Rocío Bueno · septiembre 7, 2018 a las 11:32 am

Por otra parte, ¿entonces lo único que debemos evitar entre la soja y el hipotiroidismo es ingerirla a la vez o cercana a la toma del medicamento?

    arantzamunoz · septiembre 14, 2018 a las 2:10 pm

    Y no monopolizar la dieta con ella. Un consumo moderado de ésta legumbre y derivados para dejar paso a otros alimentos interesantes por composición a la dieta 🙂

Marisa · septiembre 29, 2018 a las 10:05 am

Hola , te acabo de descubrir por instagram y me encanta lo que cuentas, te cuento mi problema: tengo hipotiroidismo y ashimoto. He comenzado mi vida ovovegetariana y claro mi principal fuente de proteínas es además del huevo, la soja y para colmo mi acupuntira, que es también nutricionista me recomendó spirulina además de chlorella para los niveles de b12 y claro, ahora mismo me encuentro así 😳. También tomo Maca y por supuesto la tiroxina. Gracias

    arantzamunoz · octubre 2, 2018 a las 5:43 am

    ¡Hola Marisa!

    Aunque los casos personales se tratan en consulta, sólo comentarte un par de cosas:
    – No hay problema con el consumo de soja e hipotiroidismo (distancia la toma de la levotiroxina del consumo de soja y listo)
    – NO es aconsejable la toma de Algas (chlorella ni espirulina) como sustituto de la B12, es más, es antiproducente. Suplementa vitamina B12. Además el consumo de algas, por su excesivo aporte de Yodo, no es recomendable para la población Occidental. Mejor hacer uso de la sal de mesa yodada (en las mismas cantidades que recomienda la OMS para el consumo de sal en general)
    – Teniendo Tiroiditis de Hashimoto, se recomienda aplicar una dieta eliminando alimentos/prácticas/productos inflamatorios, por lo que es mejor acudir a la consulta de un@ dietista@ especializado (en tu caso, que sepa de enf. autoinmunes, que sepa de trastornos endocrinos, que sepa de alimentación vegetariana) para que te asesore personalmente sobre como aplicar una correcta alimentación a tu caso. Puedes pedir cita online conmigo rellenando el cuestionario de contacto web si quieres 🙂

    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *